Ni en la calle, ni amarrados.. ¡Perros en casa seguros!

Actualizado: 17 de mar de 2019




¿Por qué hacemos esta campaña?

Las experiencias de Sociedad Humanitaria indican que es muy posible que el 80% de los perros y gatos que están en la calle tienen un dueño que los reclama como suyos pero les permite vagar libremente en la calle. 

Los perros y gatos encuentran muchos riesgos al estar en la calle sin supervisión y sin acatar la normativa vigente de poner collar y correa. Estos riesgos incluyen accidentes automovilísticos, crueldad, enfermedades y extravíos.  La presencia de mascotas en la calle también supone riesgos para el ser humano como la contaminación por heces, accidentes a motos y ciclistas y dispersión de basura, entre otros. 

Las mascotas sin correa también suponen un riesgo para la vida silvestre. No sólo pueden cazar especies endémicas y alterar los ciclos, también pueden alterar su comportamiento, comprometer las tasas de supervivencia e incluso desplazar especies como resultado del hostigamiento de recreacionistas y sus mascotas.

Por lo anterior, Sociedad Humanitaria considera que es de suma importancia informar y sensibilizar al público sobre este tema y todo lo que conlleva para que sean ellos, el público, quienes con sus propias acciones (no permitiendo a sus mascotas vagar) mejoren la situación que se vive en Cozumel con el problema de Perros y Gatos callejeros. 



Peligros y riesgos que pasa un PERRO Y GATO en la calle:

-Atropellamiento: Es un riesgo común. Al estar en la calle muchas veces se atraviesan sin fijarse por estar jugando, por huir de algo que les causa miedo, por perseguir a hembras en celo o buscar machos.  En muchos de los atropellamientos los perros y gatos terminan muertos, con fracturas múltiples por las cuales deben de ser dormidos… en el mejor de los casos terminan con raspones o heridas que luego se pueden infectar al no ser tratadas y poner en riesgo su vida.  



-Accidentes

Los gatos en especial pueden meterse a lugares que no deberían y se hacen daño con punzocortantes, mallas, rejas y otro tipo de materiales como láminas y clavos. También nos ha pasado con perros, ya va un perro y un gato que atendemos que se empalaron en rejas por estar saltando de techo a techo. El perro se desgarró todo el abdomen y corrió media cuadra arrastrando los intestinos hasta que quedó en Shock y ahi mismo en la calle lo pusimos a dormir. 

-Peleas

Son muy comunes en perros y gatos no esterilizados. Cuando hay una hembra en celo en la calle es capaz de atraer a muchos machos que se reúnen alrededor de ella y pelean por montarla. Pueden quedar mal heridos. Doggy un chihuahua que rescatamos perdió el ojo en una de estas peleas y estuvo sin atención veterinaria por 3 días hasta que lo encontramos.  También es posible la pelea con animales silvestres, por ejemplo perros con jabalíes. Hemos recibido varios reportes y tratado a mas de 8 perros durante el año que se reportaron como “macheteados” en el área de Fincas y Ranchitos, pero que en realidad, al ver las características de las heridas, nos dimos  cuenta que eran hechas por jabalíes. También puede haber peleas entre perros y gatos. 

-Estrés

La calle tiene muchos riesgos, otros perros, carros, muchos ruidos y movimientos y eso hace que los perros y gatos estén constantemente alertas y en modo de supervivencia, lo que aumenta sus niveles de estrés y los puede convertir en poco sociales, peligrosos, o hacerlos vulnerables al bullying por parte de otros perros y gatos mas dominantes del área.  Se puede desarrollar inmunodepresión por el estrés y de esta manera las mascotas son susceptibles a desarrollar enfermedades con mayor facilidad como la sarna demodex. 

-Crueldad y maltrato

Triste pero real, los envenenamientos son comunes en nuestra comunidad y esa es una forma de maltrato y crueldad. Pueden ser pateados, golpeados con palos, atropellados a propósito, macheteados por vecinos, están expuestos a que por maldad o ignorancia les den alimentos o bebidas que les hagan daño.  Es importante recalcar que estas acciones están penadas por la ley mas no se cuenta con mecanismos adecuados para darles seguimiento. 


-Extravío

Se pueden desorientar y perder por completo. Es muy posible que nunca encuentren a sus propietarios porque estos no los buscan. 

-Robo

A alguien puede gustarle la apariencia del perro o gato y llevárselo y separarlo de su familia para siempre. 

-Reproducción sin control

La reproducción en la calle, sin control, sin ser intencional, provoca una situación de riesgos a la salud tanto de la madre como de los cachorros que nacerán, puesto que es muy poco probable que reciban los cuidados adecuados para la gestación y los primeros meses de vida.  Esta situación causa la sobre población de perros y gatos en la calle y acrecientan todos los problemas que conlleva tener perros y gatos en la calle. 

-Transmisión de enfermedades Por ejemplo enfermedades de contacto: 


Existen por transmisión sexual como el TVT que es altamente contagioso, VIF (sida y leucemia felino) por saliva y mordeduras, sarna, hongos que también son transmisibles a los humanos y si el perro entra en contacto con la familia se puede transmitir. Bordetella que es la tos de las perreras, no pone en riesgo la vida pero es muy molesto y muy contagioso. También son propensos a contraer papilomas que son verrugas en la boca.  Enfermedades por contacto con excrementos y orina, Se pueden transmitir parásitos que afectan el sistema gástrico como Leptospira que se contagia por medio del contacto con orina de algún mamífero contagiado. Toxocara SP, SP quiere decir que es la especie, hay muchos tipos de toxocaras. Trichuris trichiura… Giardia, Isosporas, Taxoplasma, La mayoría de estos causan problemas gastrointestinales, anemia, desnutrición y son zoonoticas. 

Virus peligrosos que ponen en riesgo la vida de los perros y gatos como el antes mencionado VIF, leucemia felina, moquillo, parvovirus, Coronavirus, adenovirus tipo 1 y tipo 2, entre otros. 

Enfermedades por comer basura, La basura contiene múltiples bacterias que son perjudiciales para el perro y que le causan un cuadro clínico conocido como Toxicosis. Estas mismas bacterias afectan al humano y pueden ser llevadas dentro del hogar en los hocicos, patas y cuerpo de nuestras mascotas y entrar en contacto con los humanos al besar, acariciar o compartir los espacios con los perros y gatos. 

Estas bacterias son: Bacillus, Clostridium botulinum, Clostridium perfringens, Escherichia coli, Penitrem-A (a neurotoxin), Salmonella, Staphylococcus, Streptococcus. 

Y los signos del cuadro clínico son: Diarrea, vómito, dolor abdominal, pérdida de apetito, letargo, alta temperatura, depresión, deshidratación, desmayos, gases, shock de debilidad con fallos respiratorios, y en raras ocasiones causa convulsiones y la muerte. 



Consecuencias a los humanos de tener PERROS y GATOS en la calle:

-Accidentes de motos y bicicletas

Un perro o incluso un gato atravesando la calle por huir o perseguir a algo puede causar que las motos y bicicletas pierdan el equilibro al tratar de esquivarlos. 

Sabemos que en la isla han habido incluso muertes por este tipo de accidentes.  ¿Cuanto vale la vida e integridad de una persona?  ¿Lo suficiente para ser conscientes y no permitir que nuestros perros y gatos estén libres en la calle?  ¿Cuanto esfuerzo nos cuesta mantener a nuestras mascotas seguras dentro de casa para que no se conviertan en un riesgo para otras personas?  ¿Tan difícil es que preferimos arriesgar la vida de otras personas con tal de no mantener a nuestras mascotas dentro de casa? 

-Ataque a personas

No tenemos el dato exacto, pero CCA y SHC reciben mas de 6 reportes a la semana de perros que muerden a alguien o tiran a morder. Sabemos de muchos casos en los que las personas tienen que evitar caminar por cierta calle cuando salen o van a su domicilio porque hay un perro agresivo.  -Contaminación de heces en el espacio público

Por supuesto que los propietarios no limpian las heces de sus mascotas que salen a la calle sin supervisión. No hay forma de determinar qué popó es de qué perro.. Aunque a veces podemos intuirlo. Hoy en día las calles de Cozumel están llenas de heces fecales.

-Dispersión de basura

Tengan hambre o no, los perros siempre se sentirán atraídos por los olores de la basura y al estar a su alcance ellos romperan las bolsas y esparcirán la basura por la calle.  La basura en la calle genera malos olores, riesgos de infecciones, malestar social y problemas de convivencia.  La basura se considera uno de los problemas ambientales más grandes de nuestra sociedad. Los residuos de basura se quedan por largo tiempo en la calle propiciando la acumulación de bacterias que pueden afectar al ser humano. 

Algunos residuos terminan en la selva y terrenos baldíos cercanos, y algunos pueden llegar a las playas y al mar desatando más problemas medioambientales. 



-Transmisión de enfermedades (parásitos, rabia, etc.) Existen una gran cantidad de enfermedades zoonoticas (zoonótica quiere decir enfermedad que se contagia al humano). La mas peligrosa de ellas es la muy conocida RABIA. Pero también podemos compartir hongos y parásitos que afectan la piel, nuestro sistema inmunológico y gastrointestinal.

Por ejemplo el Ansylostoma, este parásito se encuentra en las heces de los perros y gatos y cuando hay contacto directo con piel desnuda puede adentrarse al cuerpo a través de la piel. Uno de las situaciones en donde se expone uno a mayores riesgos es en la playa y en los areneros de los parques, ya que estamos en contacto directo con partículas de estas heces. 

Una vez que el parásito se adentra en la piel, a los pocos días aparecen trayectos o caminitos que son el recorrido aleatorio y tortuoso que avanzan las larvas de dicho parásito y que puede ser de unos cuantos milímetros por día.

Puede confundirse con el Eccema dishidrótico El costo del tratamiento supone un costo ya sea para la persona infectada o si tiene seguro social, pues el costo lo absorbemos todos. 

Riesgos a la fauna silvestre ocasionada por poblaciones de animales domésticos con permiso para vagar. 

-Perturbación a los ecosistemas y Depredación a especies endémicas.  Cuando los perros están sueltos pueden perseguir animales como pájaros, roedores y reptiles como la iguana que es muy común y apreciada en nuestra isla. 

El contacto entre animales domésticos y animales salvajes puede tener graves impactos en su comportamiento, independientemente de si la mascota persigue, atrapa y mata al animal silvestre.  Los impactos de este contacto entre domésticos y salvajes incluyen: Cambios en el comportamiento o el estado psicológico por ejemplo induciendo estrés, comprometiendo los índices de sobre vivencia y desplazándolos de su hábitat. 

Estos impactos pueden identificarse cuando el animal silvestre huye de la presencia de un perro o gato y gasta energía valiosa para su sobrevivencia, o perjudica sus posibilidades de alimentarse disminuyendo su ingesta calórica y por ende la energía que necesita para sobrevivir. El contacto continuo a este tipo de amenazas pueden, a largo plazo, impactar el crecimiento de la población e incluso la salud de todo el ecosistema. 

Cada vez que uno de estos animales silvestres es desplazado por la presencia de un animal doméstico, gasta mas energía corriendo para escapar y menos tiempo comiendo. 

Es muy importante recordar que los impactos que pudieran representar estos perros sueltos al ecosistema se suman a los demás impactos a los que ya sometemos a nuestra selva. Esto se llama Efecto Acumulativo. Nuestras acciones recreativas, turísticas y la urbanización y desarrollo de nuestra ciudad suponen un riesgo para la salud y equilibrio de nuestros ecosistemas. No podemos considerar de forma individual los impactos que causan los perros sueltos al ecosistema y utilizar eso como pretexto para continuar con esa costumbre de dejar a los perros libres. 

-Transmisión de enfermedades y parásitos

Existen muchas enfermedades, virus, bacterias y parásitos que se pueden compartir entre animales domésticos y silvestres como por ejemplo la rabia que es capaz de infectar a cualquier mamífero. También el muy peligroso virus del Moquillo puede contagiarse de perros a mapaches y coatíes. 

Motivos por los que los perros con propietarios se pasean libres en la calle. 


-Sus hogares no cuentan con bardas o rejas en su propiedad.

 Es muy importante que uno de los principales requisitos para tener perro sea contar con bardas o rejas que mantengan a la mascota segura dentro de la propiedad sin el riesgo de escapar.  Es responsabilidad de la familia comprobar constantemente que las bardas y rejas se encuentran en buen estado y cuentan con las características necesarias para evitar escapes.  Mantener a los perros amarrados por falta de bardas y rejas en la propiedad es inaceptable. Se puede bardear y cercar a bajo costo con materiales reciclados. 

-Se escapan al abrir la puerta. 

Muchos propietarios aseguran que el perro se escapa cuando alguien abre la puerta. En ocasiones son niños, adultos mayores o trabajadores del hogar que abren la puerta sin tener el debido cuidado. 


El responsable de la mascota debe instruir a todas las personas que puedan abrir la puerta del hogar para que lo hagan de manera responsable, y tomar medidas de seguridad cuando no sea posible como poner a la mascota en otra habitación o ponerle su correa y sujetarla. 

También se puede educar a la mascota a que solo puede salir cuando tiene correa y va acompañado de su responsable. 

De igual manera es muy importante que la mascota y el propietario salgan a pasear por lo menos 1 o 2 veces al día. 

-Los propietarios les abren la puerta a propósito, por flojera de pasearlos y/o recoger sus heces dentro de casa.

Es común que los propietarios les abran la puerta a sus perros en la mañana antes de ir al trabajo y en la tarde al regresar, para que la mascota haga sus necesidades afuera y no adentro de casa, y sin necesidad de que el propietario la recoja.  En ocasiones los dejan durante todo el día afuera y al regresar los meten, o no.  También los dejan salir para que se paseen solos y gasten la energía que tienen sin que el propietario invierta su tiempo y esfuerzo en dicha actividad. 



Leyes relacionadas


“Ley de protección  y bienestar animal del estado de Quintana Roo”  Artículo 48.- Toda persona propietaria, poseedora o encargada de un perro está obligada a colocarle una correa al transitar con él en la vía pública. Si su propietario, poseedor, o encargado no cumplimenta esta disposición y permite que deambule libremente en la vía pública sin tomar las medidas y precauciones a efecto de no causar lesiones o daños a terceras personas, las autoridades municipales correspondientes efectuarán el apercibimiento señalado en la fracción I del artículo 93 del presente ordenamiento.

Los propietarios, poseedores o encargados de cualquier animal tienen la responsabilidad de los daños y perjuicios que les ocasionen a terceros, ya sea en su persona, en sus bienes, sin excluir los daños y perjuicios ocasionados, si lo abandona o permite que transite libremente en la vía pública.  Las indemnizaciones correspondientes serán exigidas mediante lo establecido con el Código Civil y de Procedimientos Civiles para el Estado de Quintana Roo, sin perjuicio de la sanción administrativa que corresponda.



“Reglamento del Centro de Control Animal, Asistencia y Zoonosis del Municipio de Cozumel, Quintana Roo.” Artículo 19.- Los animales domésticos sólo podrán acceder a las vías y espacios públicos cuando sean conducidos por sus poseedores con correa, placa de identificación y en caso necesario bozal.



0 vistas
horizontal_inglés.jpg

© 2018 Sociedad Humanitaria de Cozumel

​​Contáctanos:

987-112-3376

pets@humanecozumel.org

​Encuéntranos: 

Calle Tahuich 14, Huertos Familiares

Cozumel, Q. Roo México 77676